Liderazgo: dos proezas en una nueva jornada de ENARSA

La importancia del liderazgo y el trabajo de equipo detrás de dos proezas fue la consigna para la charla que ENARSA organizó el jueves 15 de junio en el Hotel Meliá de Buenos Aires. Daniel Balmaceda contó cómo el General José San Martín diagramó el Cruce de los Andes y las dificultades que atravesó durante ese hito clave en la consolidación de la independencia argentina. En tanto, Gustavo Curti narró en primera persona su expedición (junto a un equipo militar) al Polo Norte para plantar la Bandera Nacional por primera vez en ese lugar.

 

Curti fue el primero en hablar. La razón por la que inició la travesía de 120 kilómetros sobre esquíes fue la difusión de la problemática que genera el calentamiento global. Explicó, entre otras cosas, lo importante que fue la organización grupal para superar temperaturas de -30°C y dificultades físicas. También interiorizó al público sobre la emoción que le significó realizar la proeza junto a su hijo, también militar. “La disciplina es un elemento fundamental para lograr cualquier objetivo”, explicó. “Hay que confiar en los líderes y en el plan dispuesto. Siempre van a surgir problemas, pero respetar el plan conduce al éxito”.

Cuando llegó su turno, Balmaceda reveló datos que los presentes no conocían sobre la experiencia del cruce de Los Andes. El historiador habló de diferentes problemas que surgieron en todas las batallas que se dieron del otro lado de la Cordillera, una misión que ya había fracasado tres veces. La deteriorada salud del propio San Martín, el apresuramiento del General O’Higgins que casi arruina una estrategia de combate y la pericia del General Las Heras para contener a su batallón en un momento de zozobra fueron algunos de los hechos que lo llevaron a resaltar la importancia del Padre de la Patria: “Todos sabían que si había un problema estaba San Martín para solucionarlo, pero a su vez sabían que tenían que respetar lo que él decía, porque no había nadie tan capaz”.

Luego del aplauso cerrado para ambos disertantes, los inscriptos en la jornada pudieron realizar preguntas que fueron respondidas con claridad y cordialidad. Los empleados de ENARSA y externos que se acercaron hasta el lugar se retiraron, con seguridad, con nuevas perspectivas acerca del liderazgo y el trabajo en grupos.