El control postural se reduce después del ejercicio prolongado en ausencia de ingesta de líquidos, mientras que la hidratación durante la práctica deportiva podría evitar esta alteración

Ver articulo