Es importante revisar periódicamente la presión de los neumáticos:

  • Presión correcta: otorga mayor vida a la llanta, desgaste uniforme, mejor adherencia, menor generación de calor, mejor rendimiento de combustible.
  • Presión insuficiente: mayor desgaste de los hombros, mayor consumo de combustible, perdida de estabilidad en las curvas, reducción de capacidad de carga, dirección pesada y perdida de la capacidad de manejo.
  • Presión excesiva: perdida de estabilidad en curvas, grietas en la base de las ranuras, mayor propensión a reventones por impacto y facilidad de penetración, desgaste acentuado en el centro de la banda de rodamiento.